Síguenos en las redes sociales:

Equipo Continental Puertas de Cuyo CCN TWITTER 2000-2020 | © Copyright All Rights Reserved

  1. es
  2. en

El pocitano integra el equipo Continental Puertas de Cuyo. Está aislado junto a su familia y mientras entrena en un gimnasio improvisado que armó en su casa, espera ansioso tener revancha en las rutas.

Emiliano Contreras venía de disputar la Vuelta a San Juan Internacional, de rozarse con los mejores del mundo y de ganar en Rawson cuando la pandemia golpeó la puerta de su casa. Dejó de entrenar en Fase 1, como todos sus colegas, y como la situación económica no era la mejor, se reinventó y puso una verdulería. Allí trabajó mañana y tarde hasta que reactivaron el ciclismo. Sus ilusiones se renovaron. Parecía que todo volvía a la normalidad hasta que previo a la apertura de la temporada de ruta dio positivo de coronavirus. Una batalla más y van. 

"Estamos todos bien. Gracias a Dios tuvimos síntomas leves, como dolor de cuerpo, dolor de cabeza y de garganta. Mi mamá es la única que tuvo fiebre. Pero fue sólo una noche, al otro día se levantó como si nada. Tuvimos suerte", dice el pedalero, integrante de Puertas de Cuyo, desde el otro lado del teléfono. 

El joven pocitano lleva 7 días de aislamiento. Fue precisamente el viernes 7, dos días antes de la primera fecha del calendario de ciclismo sanjuanino, que se enteró que había contraído la enfermedad. Tenía síntomas leves pero en su momento los asoció al cansancio propio de los entrenamientos, sobre todo en una etapa de pretemporada "fuerte". "Empecé con dolores en el cuerpo, pero pensé que era por el ciclismo. Después pasé a dolores mayores y a perder el olfato", dice. 

Cuenta que hoy ya se siente mejor. Que está para subirse a la bici aunque es consciente que debe cumplir una semana más de aislamiento. Mientras tanto se las ingenia para no perder el ritmo. Usa un rodillo y algunos otros elementos que, junto a sus hermanos, improvisaron para poder entrenar durante el confinamiento: "Lo armamos con lo que fuimos encontrando. Tenemos barras, un cajón para saltar y el rodillo, al que le estoy metiendo una hora todos los dúas". 

Por la pandemia Emiliano confiesa que no pudo ponerse a punto como lo requiere un ciclista profesional, aunque es cierto que tampoco lo ha hecho el resto. Primero fue el trabajo. Después el coronavirus. " Al principio de la cuarentena tuvimos la mala suerte de no poder hacer una pretemporada como quería por el laburo, la verdulería. Y cuando estaba entrenando al cien por cien tuve la mala suerte de contagiarme. Al final cerré la verdulería para cuidarme y me terminé contagiando igual", señala con humor.

Ahora, sin las presiones económicas que tenía en el invierno, enfocado en el deporte que practica desde niño, Contreras espera ansioso poder reencontrarse con las calles sanjuaninas y su público. Posiblemente para su regreso, para el mes de diciembre -aunque el viernes próximo ya puede reincorporarse a la actividad-, seguramente las carreras de ciclismo puedan realizarse fuera de un autódromo. "Correré para ayudar a mis compañeros y ver cómo me siento", confiesa. 

 

De trabajar en una verdulería a quedar aislado por coronavirus: Emiliano, el ciclista que sabe de batallas.

15 November 2020
Equipo ciclista professional argentino-español Puertas de Cuyo - CKT